jueves, 18 de mayo de 2017

Amanecer.

.... La dulzura, el calor de los labios a solas
en medio de la calle familiar
igual que un gran salón, donde acudieran
multitudes lejanas como seres queridos.

Y sobre todo el vértigo del tiempo,
el gran boquete abriéndose hacia dentro del alma
mientras arriba sobrenadan promesas
que desmayan, lo mismo que si espumas.

Es sin duda el momento de pensar
que el hecho de estar vivo exige algo,
acaso heroicidades - o basta, simplemente,
alguna humilde cosa común
cuya corteza de materia terrestre
tratar entre los dedos, con un poco de fe.
Palabras por ejemplo.
Palabras de familia gastadas tibiamente

Acaso devoramos nuestros recuerdos para olvidar lo perdido, lo conocido, acaso lo próximo nos aterra por su rapidez en pasar a ser recuerdo, acaso la palabra permanece en su caricia como un hermoso árbol arraigado en nuestro corazón, acaso la palabra sea el eterno latido que nos hace sentir la vida, amar, soñar...
(Jaime G. de Biedma  - Las personas del verbo).


miércoles, 17 de mayo de 2017

Dentro de mi...

Creí verla feliz, la sentí cercana como solo la mente es capaz de percibir y allí estábamos todos aquellos unidos por sentimientos de cariño, de familia, me sentí feliz de ver reunidos a todos en la amistad, cariño sin necesidad de palabras..., un tierno trozo de cariño nos reunió bajo su eterna sonrisa y pensé tantas cosas, añoré tantas cosas... 
La rutina de la vida tal como la aridez del desierto de vez en cuando nos muestra algo tan cercano como un oasis en su esplendor, la vida nos da alegrías vividas en el seno de las familias, el bautizo del más pequeño de la familia nos reunió a todos en su entorno amable y feliz, son momentos de disfrutar del cariño de la gran familia que formamos entre todos los que compartimos cariño, amistad, donde la sonrisa es verdad y donde la palabra suena cercana ¿que más podemos desear?, acaso en nuestro interior nos encomendamos en el compromiso de apoyar a estos pequeños depositarios de todo el cariño familiar..., la vida pasa lentamente cuando queremos saber del mañana, saber, conocer, mientras siento sus pequeñas manos en las mías, sus tiernas palabras me suenan a cariño y soy feliz..., acaso estas lineas no sean lo que deseaba escribir, solo he dejado fluir, fluir y he llorado..., la vida me llevará allá donde solo seré un recuerdo y seguiré amando a toda mi gente.

lunes, 8 de mayo de 2017

La alegría de vivir.

Es curioso lo que llega a unir a un grupo de personas el hecho de compartir una afición que por simple que sea dicha afición queda como la excusa perfecta de coincidir en el tiempo y las formas, todos tenemos nuestra propia personalidad, nos ofrecemos a los demás, nos aceptamos como somos y sentimos sus alegrías, sus miedos e incluso sus esperanzas..., ya son cuatro años de compartir desde el respeto y el cariño, ya somos mayores y todos con mayores o menores "problemas de salud" todos somos acogidos en el gesto cariñoso y en el mejor de los deseos hacia nuestra última juventud, difícilmente habríamos coincidido muchos años atrás en los que teníamos melenas lanzadas al viento como banderas de una juventud de la que recordamos vivencias casi perdidas..., fue nuestra vida y creíamos en un futuro soñado que no existe..., y seguimos soñando desde nuestros limitados destinos a través de la palabra, de todo aquello que nos une detrás de una sonrisa, de una palmada llena  de cariño, de un compartir un tiempo agradable de amistad, son momentos que se esperan con ganas de participar. Quizás lo hermoso de la convivencia en un centro de mayores sea el deseo de darnos a los demás, todos tuvimos una juventud, hoy tenemos otra hermosa realidad en la que convivir.

jueves, 4 de mayo de 2017

Perdido en el ayer.

La alegría de un reencuentro nos hace volver halla donde la vida fue generosa quizás en tan breve tiempo que nos marco un antes y un después, nos aferramos a esa imagen como solo los perdidos recuerdan, recuerdan sus esperanzas de un deseado futuro, futuro que la vida abatió como castillo de naipes, de un solo soplo..., recuerdos, tantos recuerdos que ya solo son páginas que el viento de la vida zarandea queriendo arrancarlos para enseñarnos la desnudez de nuestra vida, quizás por ello cuando el azar nos ofrece vivir un recuerdo solo despierta en nosotros una nostalgia ausente de futuro, ya no deseo reencuentros que me hablan de ayer, solo preciso el latido del ahora tan limpio como el instante de la caricia, tan ausente de futuro como unos cálidos labios..., mañana no existe, solo es futuro que alimenta nuestra vida animándonos a seguir esperando, esperando, vivir en la proximidad de una mirada tan real entre ojos que miran y ven más allá del parpadeo, mi mano en tu pecho siente el latido vivido a la espera del siguiente, vida solo es el ahora y el anterior y el siguiente solo es un breve paréntesis..., cada día se cierran eternamente los recuerdos que acompañaron parte de nuestro camino..., no espero la noche para saber del mañana, solo espero perdido en mi vida sin saber ni querer saber ¿para qué?, siento y disfruto latido a latido, sin prisa, aquí y ahora. La oscura noche despide el hermoso día que ya solo es un cercano recuerdo y así... 

Tranquilo lugar...

.... Sueño de los mayores, todo aquello.
Sueño de su nostalgia de otra vida más noble.
de otra edad exaltándoles
hacía una eternidad de grandes fincas,
más allá de su miedo a morir ellos solos.
Así fui, desde niño, acostumbrado
al ejercicio de la irrealidad
y todavía, en la melancolía 
que de entonces me queda,
hay rencor de conciencia engañada,
resentimiento demasiado vivo
que ni el silencio y la soledad lo calman, 
aunque acaso también algo más hondo
traigan al corazón.

Como el latido de los pinares, al pararse el viento,
que se preparan para oscurecer.

Algo que ya no es casi sentimiento,
una disposición
de afinidad profunda
con la naturaleza y con los hombres,
que hasta la idea de morir parece
bella y tranquila. Igual que este lugar.

(fragmento de Jaime Gil de Biedma) - 

viernes, 28 de abril de 2017

Lejanía...

¿Fue posible que yo no te supiera
cerca de mí, perdido en las miradas?

Los ojos me dolían de esperar.
Pasaste.

Si apareciendo entonces
me hubieras revelado
el país verdadero en que habitabas¡

Pero pasaste
como un Dios destruido.

Sola, después, de lo negro surgía
tu mirada.

( Las afueras, de Jaime Gil de Biedma).- Es un placer el hallar un texto que llene aquellos huecos que toda vida contiene, dejo al azar el sentir lo que ya casi olvidé... alejarse sin un simple adiós que ofrecer..., la vida siempre ofrece algún recuerdo.

jueves, 20 de abril de 2017

Otro día.

Hoy es uno de esos días en que el sol te abraza con su cálida presencia, ¡felicidades, un abrazo! y tú, si tú pequeñín deja de enseñarme la lengua o te comeré a besos, otro día en que deseo volar hasta ser libre, sentirme libre... enséñame la lengua y no me dejes volar ya que no sentiré tus balbuceos, acaso no haya mejor motivo que el cariño para abrazar un nuevo día que como casi todos mis días solo tienen un pequeño guión y el resto surge con la fuerza del querer vivir..., soy afortunado, sentirse querido y compartir sentimientos con la alegre muchachada (de setenta años no bajamos) pero aceptamos a todo el que quiera ser de la partida, la vida es sencilla, pero una y otra vez nos empeñamos en complicarla solo que tenemos temas que consideramos una perdida de tiempo y mejor los dejamos fuera de la satisfacción de compartir nuestras aficiones en las que nos sobra respeto y cariño, todos tenemos nietos y surgen en cualquier conversación..., acaso alguno tiene malas rachas de salud y hay ocasiones en que me emociona el cariño con que es tratado, ¡en fin! quizás la mejor manera de acabar este desnudo integral de afectos sea abrazar a quienes quiero en especial a mis pequeños por su cariñosa cercanía y por ser como son. He dejado volar al abuelo y vamos a ver que tal aterrizamos, ¡que bonita es la vida!, vivir el mañana  es otra ilusión que nos ofrecerá el nuevo amanecer.