jueves, 17 de agosto de 2017

No creo...

.... está demás decirte que a esta altura
     no creo en predicadores ni en generales
     ni en las nalgas de miss universo
     ni en el arrepentimiento de los verdugos
     ni en el catecismo del confort
     ni en el flaco perdón de dios ....

acaso todo sea fruto de mi incapacidad de adaptación a los vaivenes de la vida, acaso no acepto todo lo estúpidamente establecido para el beneficio de quienes dicen velar por todos nosotros, hoy creo en muy pocas cosas, tan pocas que a veces me hacen sentirme vacío e incluso falto de alguna verdad y cada día siento que estamos inmersos en una sociedad en que solo importa el beneficio propio en perjuicio del resto social y estoy convencido de que tanta desvergonzada presión por parte del político nos está llevando hacia un abismo, hasta un limite en que el ciudadano honesto estallará en una "cólera divina" que propiciará acaso un salvador de patrias y vuelta a empezar..., pobre país que el bien y el mal nos lo muestran en un juego de cortinas de humo en el que nos mienten una y otra vez, recuerdo una viñeta del maestro Forges que en dos palabras lo definía ¡país, país! y así nos va.

jueves, 3 de agosto de 2017

Violetas.

Violetas, flor y aroma que me enseñaron a sentir tan dentro de mi que difícilmente podré olvidar, aún conservo un pequeño frasco..., en el sopor de la tarde unas breves páginas me ofrecen un pequeño poema sobre las violetas...

Leves mojadas, melodiosas,
su oscura luz morada insinuándose 
tal perla vegetal tras verdes valvas,
son un grito de marzo, un sortilegio 
de alas nacientes por el aire tibio.

Frágiles, fieles, sonríen quedamente
con mucha incitación, como sonrisa
que brota desde un fresco labio humano.
Más su forma graciosa nunca engaña;
nada prometen que después traicionen.

Al marchar victoriosas a la muerte,
sostienen un momento, ellas tan frágiles,
el tiempo entre sus pétalos. Así su instante alcanza,
norma para lo efímero que es bello,
a ser vivo embeleso en la memoria.   (Luis Cernuda)

Pequeñas cosas de tan profundos recuerdos donde la vida se remansa en un vano intento de saber para qué, acaso solo sea la certeza de no querer olvidar lo ya vivido...

lunes, 31 de julio de 2017

Mi querida fru-fru.

Alguien decidió que el día de los abuelos se celebrase en esta fecha, me imagino que como todos los "días de" son con fines mercantilistas..., cuando se ejerce de abuelo no se celebra un día, se disfruta todos los días dado que sobra cariño reciproco y es un cariño presente cada día en nuestras vidas ya que son uno de los motivos que nos hacen soñar, soñar y desearles lo mejor en sus vidas, son tan distintos por edad, por su personalidad, aspecto, nunca los comparo ya que los adoro como son y es tan bonito ser abuelo, nos aportan casi toda la ilusión que motiva nuestras vidas, nos dan mucho más de lo que aparentemente les ofrecemos ya  que su cariño es tan noble que llega a emocionar tanto que ineludiblemente se manifiesta en cualquier reunión de mayores, ante su ausencia, la vida se llena de vacíos muy difíciles de manejar ya que son carencias afectivas y todo ello se nota tanto como ese "día del nieto" que se celebra en los centros de mayores y que curiosamente  asisten más "no abuelos" dispuestos a mimar a los niños, más siempre que comento sobre la familia te recuerdo especialmente, con mucho cariño, aquel episodio en el que acaso cerré la puerta por entender que era lo mejor a pesar de saber tu gran necesidad de cariño, tu soledad, mi soledad, acaso sentí miedo de tu cariño..., me refugie en tantos silencios de los que mi vida alberga..., pero tú sabes y no entiendes mi silencio pues sobran incluso la palabras ya que estas lineas solo son sentimientos que brotan con el dolor de un silencio, de una ausencia, sobran las palabras con tu mano en mi mano y viéndome en tus ojos claros.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 

jueves, 20 de julio de 2017

Un buen día.

Es una hermosa mañana en la que la vida nos ofrece la ilusión de querer vivir todo lo que sentimos, tras la ventana oigo los alegres trinos en los cercanos árboles, la suave brisa meciendo las finas ramas en un susurro de vida, las voces de mis nietos en una charla de preguntas sobre dragones, los balbuceos del más pequeño exigiendo dios sabe el qué a su madre... la vida en estado puro, la vida que nos hace amar hasta dolernos el alma, la vida que nos hace sentirnos verdaderamente vivos sin huir en busca de lejanos horizontes, esta vida donde una mano que se posa en tu hombro te dice tanto con tan pocas palabras, la vida tan cercana y a veces tan lejana de una simple sonrisa, la vida, esta vida que nace en lo más  profundo y llena de cariño, con ganas de abrir los brazos y decir te quiero..., se que soy feliz, amo la vida y hay pocas cosa más que realmente me importen, solo quiero ver crecer a mis niños más allá de mis sueños, escuchar sus historias, sentir sus torpes pasos, sus manos en mis manos, acaso la esencia de la vida solo sea esto y lo demás...

sábado, 15 de julio de 2017

Para qué...

Para qué recordar lo que nunca olvido, para qué intentar sentir más allá del silencio sin nada que esperar, para qué acudir donde solo está el vacío, para qué... sin duda que  un quince de julio fue un día muy feliz, más hoy es un día más, con un número más, solo quiero que la urgencia del tiempo me lleve más allá del hoy donde perder la noción de una simple fecha que me hiere desde la impotencia ante el inevitable paso de la vida.

.... y aunque no siempre he entendido
     mis culpas y mis fracasos
     en cambio sé que en tus brazos
     el mundo tiene sentido
     y si beso la osadía
     y el misterio de tus labios
     no habrá dudas ni resabios
     te querré más todavía.



martes, 4 de julio de 2017

A solas...

Un mundo casi lleno de afecto en el que me siento inmerso y participe de tantos pequeños proyectos..., o acaso simplemente es sentir el cobijo de la manada donde todos sabemos de los demás y nos sentimos queridos, damos casi lo mejor de nosotros en el sincero deseo de cariño, ya son varios años compartiendo aficiones pero sobre todo respeto mutuo en nuestras limitadas vidas, ya no soñamos más allá del cercano mañana y somos felices.
Puede sonar a simpleza pero está claro que la vida no siempre es la eterna lucha por y para lo que en muchas ocasiones nos parece único, nosotros ya pasamos a golpes de la vida y algo hemos aprendido..., hicimos lo que creímos necesario convencidos de tantas opciones y que la vida nos llevó de su mano, nos sorprendemos compartiendo nuestros recuerdos y casi siempre con una sonrisa de amistad, dejamos fluir nuestra vida sabiendo del cariño y en el adiós crece el deseo del reencuentro, la visita cultural en grupo, saborear el simple café que nos reúne, sentirnos jóvenes en el quejido de nuestros huesos, amar lo que vemos, el cálido apretón de manos, la suave palmada en el adiós.
Hace calor y el ligero sopor de la tarde me lleva a pensar en la fortuna de poder compartir algo que en su momento creí estaba fuera de mi alcance, amo la vida porque en ella esta todo cuanto soy y fui, mis alegrías y pesares..., oigo la llegada de uno de mis niños y lo que más deseo es oír sus palabras y mirarme en sus ojos llenos de cariño...

jueves, 29 de junio de 2017

Como águila en el aire...

Unas veces me siento como pobre colina y otras como montaña de cumbres repetidas,
unas veces me siento como acantilado y otras como cielo azul lejano.
A veces soy manantial entre rocas y otras un árbol con las últimas hojas,
pero hoy me siento como laguna insomne con un embarcadero ya sin embarcaciones.
una laguna verde inmóvil y paciente conforme con sus algas sus musgos y peces
sereno en mi confianza confiado en que una tarde te acerques y te mires al mirarme.

Mario Benedetti es mi fiel refugio, me permite sentirme como águila en el viento o descender al fondo de mi laguna personal..., no quiero ni puedo ser aquel sueño que me hizo volar ¿hacia donde?, solo vuelo en círculos cerca del cariño dejando caer las ilusiones como piedras en el agua siguiendo sus pequeñas ondas a donde la tierra espera. Hay días en que lo acontecido me afecta, será la amistad, acaso el conocer más allá de la causa me hace sentir la necesidad de compartir su vacío, poderoso vuelo del águila en su soledad.
La vida sigue plácida y acaso la mente tiene pocas preocupaciones proporcionándome estas paridas mentales como válvulas de escape y ¡me hace sentirme bien! , seguiré volando tan alto como el viento me lleve y el viejo cierzo me deje, seguiré...